¿POR QUÉ DEBEMOS EVITAR LOS ACEITES REFINADOS?

¿Por qué debemos evitar los aceites refinados?

Vivimos en un país donde se produce el mejor aceite que existe: Aceite de Oliva Virgen Extra. Desde todas partes del mundo, nos miran con recelo por esta situación e intentan conseguirlo a toda costa. Entonces, ¿por qué imperan otros aceites en la industria alimentaria? La respuesta es fácil, la reducción de los costes de fabricación. Los aceites vegetales potencian el sabor de los alimentos haciéndolos sabrosos y abaratan los costes de producción; por ello, sustituyen a otros aceites de calidad (aceite de oliva). Su elaboración consiste en un proceso industrial donde se usan temperaturas muy altas produciendo la oxidación de las grasas y productos químicos como desodorantes y el disolvente exano.

Además, para vendernos otros aceites como saludables nos han acribillado con la idea de que de todo lo “vegetal” es saludable: aceite de linaza vegetal, aceite de girasol vegetal… añadiendo esa simple palabra podrían convertir un producto perjudicial en algo fabuloso para nuestra salud. Pues bien, te mostramos por qué hay que priorizar el aceite característico de nuestra tierra, y el porqué del perjuicio de los aceites refinados. (También podemos complementar el aceite de oliva virgen extra con aceite de coco sin refinar).

Son perjudiciales para la salud porque:

No aportan nutrientes de ningún tipo. Para su elaboración, se requiere de un proceso de refinado donde se utilizan técnicas artificiales con productos químicos fuertes. Estos provoca la eliminación de todos los nutrientes beneficiosos que contiene la semilla de forma natural.

-Alto contenido de omega 6. Los aceites vegetales contienen  un altísimo contenido en omega 6 y un bajo contenido de omega 3. Ambos ácidos grasos son vitales para el correcto funcionamiento del cuerpo Sin embargo, es necesario que haya un equilibrio entre la cantidad de omega 6 y omega 3 que consumimos y los aceites vegetales rompen este balance.  

-Aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares. El ácido graso omega 6 más abundante en los aceites vegetales refinados provoca oxidación y pueden dañar las células de los lípidos, las proteínas e, incluso, el ADN; además de una reducción de los niveles de óxido nítrico produciendo disfunción endotelial: el tejido de los vasos sanguíneos comienza a perder la capacidad de regular la presión y la coagulación sanguíneas, Con ello, se fomenta el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y facilita el desarrollo de aterosclerosis, agregación plaquetaria, trombosis, etc.

Por último, el consumo de aceites vegetales también contribuye a la oxidación de las lipoproteínas LDL y a la inflamación, y un exceso de ésta útlima está relacionado con numerosas enfermedades crónicas: síndrome metabólico, artritis, diabetes, enfermedades cardiovasculares, e incluso cáncer.

-Son ricos en grasas trans Las grasas trans artificiales o industriales son grasas hidrogenadas que se originan mediante la introducción de moléculas de hidrógeno en un aceite vegetal.Este proceso se denomina hidrogenación y es el utilizado para fabricar aceites vegetales como el de soja, girasol o canola.Poseen un alto índice de toxicidad y tienen numerosos efectos negativos en la salud, aumentando el colesterol LDL y contribuyendo a la resistencia a la insulina.

Fuente: mejor con salud.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *